La medición del CO2 y el O2, uno de los secretos del sabor de nuestra cerveza

El CO2 es uno de los encargados de definir el sabor de nuestra cerveza y el equilibrio entre los ingredientes, mientras que el O2 “oxida” (nunca mejor dicho) el líquido, y le resta vida útil.

Desde que nuestras elaboraciones salen de la olla de hervido y se enfrían a temperaturas de fermentación estas nunca entran en contacto con el O2; siempre se encuentran en depósitos herméticos o isobáricos.

La fermentación crea, aparte del etanol que tanto nos divierte, también CO2, y nosotros usamos este gas en lugar del aire, que contiene oxígeno, para mantener la cerveza en una atmósfera libre de oxígeno en todo momento.

Nuestro encargado de laboratorio es quien se ocupa de comprobar, cada vez que se mueva la cerveza de un tanque a otro o se embotelle, que los niveles de CO2 son los adecuados, y los de oxígeno, mínimos, sobre todo al final del proceso, en el embotellado, donde se alcanzan niveles de oxígeno disuelto en la cerveza muy bajos, en torno a 50 ppb ( Partes por Billón ), lo que hace que la cerveza dure más y mantenga su sabor y aroma original durante más tiempo.

La Sagra Brew, S.L. y las compañías de su grupo son titulares del portal www.cervezalasagra.es y responsables de los tratamientos de datos personales que se realicen mediante este portal. La Sagra Brew, S.L., es parte del grupo de compañías Molson Coors Brewing Company. Nos tomamos en serio nuestras responsabilidades de privacidad y protección de datos. Para conocer los detalles completos sobre cómo recopilamos, usamos y compartimos información personal en el curso de nuestras actividades comerciales, qué derechos legales tiene para ayudar a administrar su privacidad y cómo puede contactarnos para obtener asistencia, haga clic aquí para ver nuestra Política de privacidad: Protección de datos.