fbpx

Descubriendo a otros Maestros de la Fusión: el Centro Cerámico de Talavera

Sin salir de la provincia de Toledo, donde se sitúa nuestra fábrica, se encuentra un gran ejemplo de fusión y maestría: el Centro Cerámico de Talavera, todo un referente nacional de artesanía y vanguardia.

Todo comenzó en 1992, cuando los recién graduados en cerámica Juan Carlos Albarrán Montealegre, Ana Fernández Pecci y Ramón González Colilla decidieron arriesgarse y crear su propio taller en la ciudad ceramista por excelencia, Talavera de la Reina.

Fundadores del Centro cerámico de Talavera: Juan Carlos Albarrán Montealegre, Ana Fernández Pecci y Ramón González Colilla

Desde el principio acogieron todo tipo de proyectos: paneles de azulejería, fuentes, vajillas, trofeos y, también, objetos decorativos y piezas de coleccionismo. Todo ello siempre respetando la técnica de la cerámica clásica de Talavera y pintando a mano como lo hacían los maestros ceramistas del siglo XVI en quienes, sin duda, se inspiran.

Algunos proyectos de la cerámica talaverana más tradicional

Pero su técnica y maestría no es lo único que les hace destacar entre los más de 16 talleres de cerámica artesana que hay en Talavera de la Reina. Es su reinterpretación de la artesanía y su evolución de la cerámica lo que les ha convertido en un centro capaz de atraer la atención de los artistas, diseñadores y medios de comunicación más importantes del panorama nacional.

Proyectos más modernos

Por su taller han pasado grandes nombres como Guille García-Hoz, el interiorista que ha hecho de la cerámica su principal sello de identidad; Aitor Saraiba, el ilustrador que ha materializado sus dibujos a través de este material; Abe the Ape, el diseñador que ha llevado los tradicionales platos decorativos a las casas más modernas de Madrid; o Rubenmichi, el colectivo de artistas que también ha jugado con la cerámica para crear obras únicas y representativas de su realismo mágico.

Obra de Aitor Saraiba

Todos ellos han confiado en las manos y el saber hacer de Juan Carlos, Ana y Ramón para dar forma a sus ideas aunando tradición y vanguardia, artesanía y arte. El taller se ha convertido en un lugar único en el que las tendencias y lo clásico se entrelazan naturalmente, casi sin proponérselo. Gran ejemplo de ello son las famosas calaveras, un modelo que podemos ver en los rincones más hype de cualquier ciudad española, y que están decoradas usando motivos tradicionales o las técnicas pictóricas más clásicas.

Detalle de calabera

Sus proyectos se pueden ver, no solo en el Centro Cerámico de Talavera, sino también en algunos de los estudios y tiendas más exclusivos del mundo y, por supuesto, en revistas de diseño y decoración como AD, Graffica o Harpers Bazaar, que también se han sentido atraídas por lo interesante de su propuesta.

Como resultado de toda su revolución artesana, los tres arriesgados fundadores del Centro Cerámico han sido reconocidos con grandes premios como el Premio Gráffica 2020.

En LA SAGRA sabemos que merecen un título más, el de “Maestros de la Fusión”, por mirar a la tradición con la misma intención renovadora que nosotros y por saber mezclar con maestría su herencia cultural y artesana con las tendencias y movimientos vanguardistas de su tiempo.